martes, 27 de septiembre de 2016

7 aspectos en los que debes fijarte antes de comprar un seminuevo


Muchas personas, bien jóvenes que desean adquirir su primer vehículo cuando aún no tienen demasiada experiencia al volante, o por cuestiones económicas, optan por la compra de un vehículo seminuevo. Desde Victoriano Peláez, como taller en Sevilla con servicio de revisión pre-compra, queremos hablar en esta ocasión de los aspectos en los que hay que fijarse antes de la compra de un coche de estas características.


viernes, 22 de abril de 2016

Alergia y conducción


Con la llegada de estos meses primaverales, muchos conductores alérgicos se encuentran con una dificultad añadida a la hora de utilizar su vehículo. Distracciones aparentemente tan “inofensivas” como lagrimeos o estornudos, entre otras, pueden llegar a ocasionar, según estudios recientes de la Fundación Mafre, accidentes, incluso mortales.

taller mecanico sevilla

martes, 15 de marzo de 2016

10 trucos para ahorrar combustible


Pese a que en los últimos meses el precio del combustible ha experimentado cierto descenso, un consumo eficiente del mismo ayudará a nuestro vehículo y, por supuesto, también a nuestro bolsillo. Por todo ello, desde Talleres Victoriano Peláez, queremos ofrecerte estos 10 consejos:

1. Arranque sin acelerador

En la mayoría de los vehículos no es necesario pisar el acelerador al arrancar, aunque haya transcurrido mucho desde su último uso. Gracias a la tecnología de inyección, para ponerlos en marcha tan solo basta con activar el contacto. En algunos modelos sí es necesario pisar uno de los dos pedales de embrague o freno, pero solo en aquellos casos en los que los vehículos cuenten con botón de encendido y apagado.



2. La primera marcha tras arrancar

Como su propio nombre indica, la primera marcha es la adecuada para iniciar siempre la marcha.  Es recomendable comenzar a acelerar poco a poco y no pegar acelerones bruscos.

3. Cambiar de marchas en bajas revoluciones

En los coches de gasolina, el momento más adecuado es entre las 2.000 y las 2.500 revoluciones por minuto (rpm), mientras que en los de consumo de combustible diésel el instante óptimo es entre 1.500 y 2.000 rpm. Lo ideal es circular, dentro de lo posible, con las marchas más largas a las revoluciones más bajas (dentro de ciudad la cuarta o la quinta, siempre que sea posible).

4. Observa el tráfico con atención

Vigila el tráfico y todas las circunstancias que te rodean para así poder calcular tu respuesta ante posibles imprevistos. Es importante que lleves una conducción acorde a tal situación, sin utilizar una velocidad superior a la permita y necesaria. En caso de que tengas que reducirla, hazlo poco a poco y suavemente.

5.  Evita acelerones

Siempre que puedas, evita tanto los acelerones como los frenazos. Es recomendable pisar el pedal del acelerador no profundizando más allá de sus 3/4 partes, es decir, nunca hasta el fondo.

6. Cambiar de marchas en subidas

En aquellos tramos de subida, es útil retrasar todo lo posible las reducciones, ejerciendo mayor presión sobre el acelerador pero sin pisarlo hasta el tope.

7. Marcha más largas en bajadas.

En este caso, se debe proceder con revoluciones menores y circulando con las marchas más largas como sea posible. Aprovecha el rodaje por inercia que permite el descenso.

8. Cuidado con las curvas

Al acercarse a una curva hay que evitar, en la medida de lo posible y siempre que las circunstancias lo permitan, frenar bruscamente. Para ello, al acercarse a ella, es preciso ir levantando el pie del acelerador poco a poco para aprovechar la inercia que permite la marcha con la que se vaya circulando. En caso de resultar necesario, hay que frenar, aunque en ningún caso es recomendable hacerlo durante la curva y con las ruedas giradas. Evita riesgos anticipándote a la situación con una observación responsable.


9. Apaga el motor

Lo mejor es optar por apagar el motor cuando calcules que vas a estar más de un 1 minuto detenido (por un atasco o un corte de tráfico, por ejemplo). Se estima que el consumo al ralentí es de entre unos 0,5 y 0,7 litros por hora.

10. Neumáticos

¿Sabías que un coche que circula con una presión inferior a la recomendada por el fabricante consume mayor cantidad de combustible? Por ello, comprueba siempre la presión de tus ruedas en frío, es decir, antes de que hayan recorrido entre 4 o 5 kilómetros. Asimismo, es más que recomendable distribuir la carga dentro del vehículo de forma equilibrada para que, no solo sea más estable, sino que también ahorres combustible.

Si sigues estas prácticas, no solo notarás un ahorro en tu consumo de combustible, sino que, muy posiblemente, evitarás malas prácticas que terminarán afectando a la vida de tu coche provocando que tarde más tiempo en visitar tu taller de confianza. 

viernes, 29 de enero de 2016

10 claves para conducir entre la niebla


En esta época del año la niebla es una de las condiciones que más complican la conducción, sobre todo, si no se está familiarizado con ella. Desde Victoriano Peláez, tu taller mecánico en Sevilla, queremos enseñarte a conducir con seguridad en caso de que haya niebla.

taller sevilla


1.- Ante todo, resulta clave conocer las condiciones climáticas. Hay que tener en cuenta que existen áreas donde suele acumularse más la niebla, como ciertas zonas costeras y otras zonas bajas cercanas a lagos y ríos. La niebla es un fenómeno meteorológico que aparece con frecuencia por la mañana o la tarde, aunque a menudo es imposible evitar conducir en dichos momentos. 

2.- Es imprescindible aumentar la distancia entre los vehículos. El espacio entre un coche y otro debe ser mayor al habitual. Una vez dentro de un banco de niebla lo mejor es no apresurarse o acelerar para salir de él.

3.- Hay que estar vigilantes en todo momento. La humedad en el aire puede acumularse en el parabrisas, lo que dificultará bastante la visión. Desde Talleres Victoriano Peláez recomendamos ajustar el sistema desempañador y la rapidez del limpiaparabrisas según convenga.

4.- Usa faros antiniebla. Muchos coches están provistos de este tipo de luces para mejorar la visión en caso de conducir dentro de la niebla. Estas luces se instalan generalmente más abajo de las normales, insertados en el parachoques delantero o por debajo de él. Las mismas están dirigidas hacia el suelo en el frente del vehículo. Estos faros antiniebla se diferencian principalmente de las luces de conducción estándar por la manera en que proyectan la luz, pues los faros antiniebla con frecuencia poseen lentes transparentes o de color amarillo, mientras que las luces de conducción, por regla general, tienen lentes claros. Su haz de luz también es diferente, pues creado generalmente ancho y plano; plano para estar cerca de la superficie y así reducir al mínimo la reflexión; y ancho para iluminar mejor las partes de la calzada como líneas pintadas, etc. Las luces de conducción suelen estar ideadas para atravesar la oscuridad de la noche más allá de los faros normales. Mientras que las de niebla son más útiles para conducir con niebla, ambos tipos pueden desempeñarse mejor que los faros por su bajo punto de montaje en el coche. 

taller mecanico sevilla


5.- Experimenta todas las combinaciones posibles con las luces bajas encendidas o apagadas para decidir qué opción ofrece una mejor visibilidad. Desde tu taller mecánico de confianza, recomendamos que no apagues nunca las luces de posición, ya que ayudarán a que tu vehículo sea más visible para los demás conductores.

6.- Emplea las luces bajas para aumentar la visibilidad frente a ti. Si el vehículo no tiene faros antiniebla o luces de conducción utiliza las luces bajas. Hay que recordar que bajo condiciones de alta niebla se prohíbe el uso de las luces altas, pues su luz vuelve reflejada al conductor debido a la espesa niebla. A medida que la niebla pierda densidad, las luces altas pueden resultar más eficaces. Desde Talleres Victoriano Peláez recomendamos comprobar si la niebla se ha reducido lo suficiente como para hacer uso de las luces altas.

7.- Intenta no cambiar de carril. Existe una tendencia natural a cambiar de carril o circular por el centro de la carretera cuando la visibilidad empeora. Intenta, dentro de lo posible, mantenerte dentro del mismo carril.

8.- Ten precaución con la niebla helada. En algunas zonas, la niebla cercana al punto de congelación se puede congelar al entrar en contacto con superficies frías, como las carreteras. Esto puede llegar a provocar una capa fina de hielo que puede resultar peligrosa.

9.- Para en el arcén si no tienes visibilidad suficiente.  Si llegas a este punto, no olvides encender las luces de emergencia para alertar de tu posición al resto de conductores.

10.- Utiliza el borde derecho de la carretera como guía. Este recurso puede ayudarte a evitar encontrarte con tráfico en dirección contraria, con el consiguiente peligro, o a ser cegado por los faros que se aproximan.