martes, 15 de marzo de 2016

10 trucos para ahorrar combustible


Pese a que en los últimos meses el precio del combustible ha experimentado cierto descenso, un consumo eficiente del mismo ayudará a nuestro vehículo y, por supuesto, también a nuestro bolsillo. Por todo ello, desde Talleres Victoriano Peláez, queremos ofrecerte estos 10 consejos:

1. Arranque sin acelerador

En la mayoría de los vehículos no es necesario pisar el acelerador al arrancar, aunque haya transcurrido mucho desde su último uso. Gracias a la tecnología de inyección, para ponerlos en marcha tan solo basta con activar el contacto. En algunos modelos sí es necesario pisar uno de los dos pedales de embrague o freno, pero solo en aquellos casos en los que los vehículos cuenten con botón de encendido y apagado.



2. La primera marcha tras arrancar

Como su propio nombre indica, la primera marcha es la adecuada para iniciar siempre la marcha.  Es recomendable comenzar a acelerar poco a poco y no pegar acelerones bruscos.

3. Cambiar de marchas en bajas revoluciones

En los coches de gasolina, el momento más adecuado es entre las 2.000 y las 2.500 revoluciones por minuto (rpm), mientras que en los de consumo de combustible diésel el instante óptimo es entre 1.500 y 2.000 rpm. Lo ideal es circular, dentro de lo posible, con las marchas más largas a las revoluciones más bajas (dentro de ciudad la cuarta o la quinta, siempre que sea posible).

4. Observa el tráfico con atención

Vigila el tráfico y todas las circunstancias que te rodean para así poder calcular tu respuesta ante posibles imprevistos. Es importante que lleves una conducción acorde a tal situación, sin utilizar una velocidad superior a la permita y necesaria. En caso de que tengas que reducirla, hazlo poco a poco y suavemente.

5.  Evita acelerones

Siempre que puedas, evita tanto los acelerones como los frenazos. Es recomendable pisar el pedal del acelerador no profundizando más allá de sus 3/4 partes, es decir, nunca hasta el fondo.

6. Cambiar de marchas en subidas

En aquellos tramos de subida, es útil retrasar todo lo posible las reducciones, ejerciendo mayor presión sobre el acelerador pero sin pisarlo hasta el tope.

7. Marcha más largas en bajadas.

En este caso, se debe proceder con revoluciones menores y circulando con las marchas más largas como sea posible. Aprovecha el rodaje por inercia que permite el descenso.

8. Cuidado con las curvas

Al acercarse a una curva hay que evitar, en la medida de lo posible y siempre que las circunstancias lo permitan, frenar bruscamente. Para ello, al acercarse a ella, es preciso ir levantando el pie del acelerador poco a poco para aprovechar la inercia que permite la marcha con la que se vaya circulando. En caso de resultar necesario, hay que frenar, aunque en ningún caso es recomendable hacerlo durante la curva y con las ruedas giradas. Evita riesgos anticipándote a la situación con una observación responsable.


9. Apaga el motor

Lo mejor es optar por apagar el motor cuando calcules que vas a estar más de un 1 minuto detenido (por un atasco o un corte de tráfico, por ejemplo). Se estima que el consumo al ralentí es de entre unos 0,5 y 0,7 litros por hora.

10. Neumáticos

¿Sabías que un coche que circula con una presión inferior a la recomendada por el fabricante consume mayor cantidad de combustible? Por ello, comprueba siempre la presión de tus ruedas en frío, es decir, antes de que hayan recorrido entre 4 o 5 kilómetros. Asimismo, es más que recomendable distribuir la carga dentro del vehículo de forma equilibrada para que, no solo sea más estable, sino que también ahorres combustible.

Si sigues estas prácticas, no solo notarás un ahorro en tu consumo de combustible, sino que, muy posiblemente, evitarás malas prácticas que terminarán afectando a la vida de tu coche provocando que tarde más tiempo en visitar tu taller de confianza.